Rohm2222

Cuando la ambición no descansa pone una mentira en cada guerra. Dilapidando hombres, espera que sucios sudarios firmen la paz con las venas vacías.

....... ............................................Que nada nos quite nuestra forma de disfrutar la vida

5.8.07

Cuento chino. (9)


Un trueno en la tormenta.

La lluvia es intensa, el monzón está en su apogeo. Los hermanos Chiang y Cheng están sentados bajo la marquesina de paja de su modesta casa contemplando absortos como las gotas de agua arrecian contra los charcos, rebotan, estallan, forman burbujas, crean ondas, se entrechocan en el aire multiplicándose en cientos de gotitas. Arrecian las ráfagas de viento sumándose el resoplido al concierto del agua. Una cortina de trasparencias brillantes se descuelga del débil tejado del cobertizo. Los nubarrones se suceden sin dar respiro ni asomo de claridad. El olor de las hierbas mojadas lo invade todo. Pero no hace frío, la humedad no se lo permite.
Cheng mira a Chiang.
-¿Qué piensas?- le dice.
-¡Pensaba…!
-¿En mi?
-¡Si!
-Pensaba… en que no puedes seguir pensando que los demás solo piensan de ti lo que tú piensas de ellos. Es que pienso que no deberías pensar que piensan que te afecta todo lo que piensen sobre lo que tú piensas de los demás.
Cheng abrió la boca pero no dijo nada.
-¡Piensa, hermanito, piensa! -recalco Chiang.
Ya se duerme el trueno y es cuando su atareado y promiscuo eco se ocupa de refrescar la tarde.

Etiquetas:

1 Comentarios:

A las 24 de agosto de 2007, 0:59, Blogger Gustavo Ramirez Pereira dice...

aqui estoy mal acompañado "no quiere que la nombre" mirando tu blog.lo que vimos nos ha gustado mucho, tengo un monton de preguntas sobre las ediciones en el blog, ya hablaremos

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Volver