Rohm2222

Cuando la ambición no descansa pone una mentira en cada guerra. Dilapidando hombres, espera que sucios sudarios firmen la paz con las venas vacías.

....... ............................................Que nada nos quite nuestra forma de disfrutar la vida

17.12.05

Cuento Chino (6)

De charco en charco.

Una alfombra de hojas de tilo, mojadas por la fina lluvia que cae, cubre la calle sin asfaltar. Chiang recorre ese trayecto entre la sede de la cooperativa agrícola y su casa, dando extraños saltitos laterales. En vano intenta no embarrarse la ropa. Dando un último salto Chiang entra en su casa y casi se lleva por delante a su hermano Cheng.
La sede de la cooperativa, lugar de reunión y cotilleo, cumple múltiples funciones sociales y deportivas, es donde está el único teléfono de la aldea, además es el sitio al que llega el correo destinado a varios pueblos de la comarca..
Chiang agita eufórico una carta en su mano.
---Ha escrito el primo Fug, después de tantos meses parece que ha podido llegar a Europa!-Poco a poco se va calmando, ceremonioso se sienta y suavemente comienza a abrir el sobre.-
En el rostro de sorpresa de Cheng, después de reponerse de la brusca entrada de Chiang, surge un extraño brillo, no pierde de vista el sobre que su hermano parece no soltar nunca. Por fin Chiang deja el sobre en la mesa, Cheng con la boca entreabierta y mano temblorosa se apropia furtivamente de ese objeto de deseo y dócilmente lo atrae junto a su pecho. Chiang lee en silencio el breve contenido de la carta . Cuando termina, inclina la cabeza y mirando al suelo, con tono grave, reflexiona en voz alta.
...vaya..., nuestro primo Fug que ha nacido en esta aldea, ahora vive en una inmensa ciudad europea de la cual ni siquiera es capaz de pronunciar bien su nombre, siempre trabajó aquí en el campo, bajo el sol y la lluvia, ahora trabaja encerrado catorce horas diarias con luz artificial en un taller de costura donde no hay ventanas al exterior, aquí era el querido y considerado Fug y allí es un indocumentado que casi no puede salir a la calle por miedo a ser detenido, aquí, junto a sus padres, disponía de una muy modesta casa, ventilada y luminosa, ahora duerme en una pequeña habitación, encima de un colchón maloliente sobre el suelo, en compañía de veinte desconocidos, aquí nunca tuvo dinero, ahora tiene una deuda enorme que no sabe cuando terminará de pagar, la que contrajo por el viaje; aquí...
Chiang levanta lentamente su cabeza y mira a su hermano Cheng.
---Parece que el precio de la prosperidad es muy alto, no?.-murmura Chiang.-
Cheng en un extraño mutismo, sentado en la pequeña silla que tiene en un rincón de la habitación, resiste con la mirada hipnótica sobre las diminutas imágenes de los dos sellos de correo adheridos al sobre. En uno de los sellos Cheng puede ver el aplomado rostro del monarca de un mítico reino de quimera y en la otra estampilla una fantástica ciudad con rascacielos prodigiosos, inmensos comercios donde no falta de nada, luminosas fuentes de agua dulce donde las gentes tiran dinero a cambio de esperanza, un mundo donde todas las aspiraciones se hacen realidad, un mundo donde las riquezas se reparten por igual, un mundo de democracia donde todos tienen los mismos derechos, un mundo de justicia y solidaridad, en el que la posibilidad de progreso está avalada por ese rey magnánimo. Cheng cierra sus ojos mansamente y sonríe.
Afuera, en la calle mojada por la lluvia, es difícil distinguir, bajo el manto de hojas de tilo, donde se ocultan los charcos.

Etiquetas:

1 Comentarios:

A las 17 de diciembre de 2005, 23:01, Anonymous Anónimo dice...

si hombre, un pueblo muy tranquilo, idílico y todo eso... pero seguro que no tienen internet como en la gran ciudad je,je,je...

Batis

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Volver